La conexión útero-corazón es fundamental en el despertar de las mujeres.

Además de ser un canal energético específico que une ambos órganos y energías de manera bidireccional, es una comunión entre sentir y expresar, entre nuestro mundo interno y lo que damos al mundo, a la vida, como mujeres.

Dado que el útero guarda memorias transgeneracionales de nuestro linaje y a la vez colectivas, que pueden ser dolorosas en lo físico y en lo emocional, abordar la tarea de reconciliación y despertar desde el corazón nos es necesario. Cultivar un corazón abierto, compasivo y generoso para con una misma es el requisito previo para entrar en lo que sea que nuestros úteros tienen para contarnos y ofrecernos.

Mi idea y enseñanzas sobre el útero-corazón están influenciadas por la perspectiva budista, en donde la unión entre mente y corazón es el origen de la armonía y la ecuanimidad. Esta unión posibilita la observación de la realidad por encima del dualismo cotidiano. La mente racional es tomada por la sensibilidad del corazón, pero también al revés: el corazón es tomado por la mente sabia y así confluyen en un espacio de vasta ecuanimidad. Me animo a llevar esa idea a útero-corazón y posibilitar, entonces, la reconciliación armónica, completa y ecuánime con la totalidad de nuestro ser mujer.

El canal energético que une útero y corazón es una ramificación del meridiano Chong Mai o Canal Vital descripto en la medicina china. Circula en ambas direcciones y permite el intercambio de energía (chi), sangre y vitalidad, brindando al útero las cualidades de contención, calidez y acogimiento que son necesarias para la creación de nido.

Durante la fase yin del ciclo, menstruación y depuración energética, esta conexión es predominantemente descendente: el corazón nutre al útero de sangre y energía, favoreciendo la limpieza y también la conexión y ofrenda a Tierra. A su vez, es una conexión sensitiva que profundiza el vínculo con el campo colectivo de las mujeres y que permite confirmar desde el corazón lo que sentimos con el útero, reafirmando la percepción por encima de las creencias y patrones que se imponen desde la mente.

Durante la fase yang, la ovulación y la expresividad creativa del útero se sirven de esta conexión en sentido ascendente para manifestar, dar a la vida lo que se crea en el interior de la mujer. El corazón es el centro energético en donde las semillas creativas culminan su transformación, adquiriendo claridad y precisión para abrirse a la vida de manera concreta. Esta conexión, en su faceta expresiva, colabora en una sexualidad plena y coherente con el sentir de la mujer, representando la unión desde el amor y la entrega sin juicios.

En menopausia, activar y mantener en armonía la conexión útero-corazón es igual de importante que durante la etapa cíclica de tu vida. Esta conexión favorece la continuidad y el fluir de la energía creativa que aun reside en los ovarios y colabora, asimismo, en la transformación de las capacidades de sanación y nutrición centralizándolas en el corazón generoso y contenedor.  En esta etapa, la conexión funciona primordialmente de manera ascendente, ya que no hay nido que crear o nutrir, y se integra con la conexión útero-Tierra, consolidando este canal por donde fluye la vida hacia la vida, en donde gestamos desde la Gran Madre.

La intención o el pensamiento que activa y posibilita la armonía en la conexión útero-tierra es la generosidad. Una generosidad enfocada en nosotras mismas, una apertura a la propia historia, a la propia vida y a la vida que fluye a través nuestro.

La generosidad hacia la vida es permitir, desde la mente-corazón, que lo que existe, exista. Y me refiero a nuestro mundo interno: emociones, sensaciones, ideas, memorias y registros que están almacenados, silenciados en nuestros úteros, restringidos en su existencia para no ser sentidos, mucho de lo cual es doloroso, frustrante, riesgoso, pero también potencialmente suficiente, sanador, llenador, motivador y apasionante.

La activación de la conexión útero-corazón a partir de la generosidad interior es la voluntad consciente de sentir la vida que pulsa en nuestro interior, una vida que, sabiamente, comenzamos a comprender como fructífera y angustiosa en iguales posibilidades. Tal como enseñó el Buda tras su iluminación: la vida incluye incomodidad y dolor, quien crea que todo es color de rosa sufrirá por su autoengaño.

Esta pulsión de energía creativa-expresiva que fluye desde nuestro útero hacia nuestro corazón con intención de manifestación es lo que da sentido a nuestras vidas: empezamos a habitar este cuerpo y este mundo con pasión, con vocación y propósito, confiando en nuestras entrañas y, a la vez, cultivando nuestro eje interno que nos mantiene conectadas con la Tierra y el sentir profundo.

Alegría como un gozo profundo, paciencia, quietud en la mente y en el alma, que es como una confianza en estar en el lugar correcto en el tiempo correcto, haciendo lo que toca hacer, son sensaciones que surgen de la activación y regeneración de la conexión útero-corazón. Requiere, por supuesto, trabajar con la vergüenza, los temores, la culpa y aprender recursos y herramientas para consolidarnos internamente y mostrarnos tal cual somos, con honestidad interna, conociéndonos, siéndonos transparentes.

La práctica básica para reestablecer y nutrir la conexión útero-corazón es una meditación activa guiada en la que trabajamos desde el cuerpo y la postura (se hace de pie) con visualización, intención y contacto para sentir y activar los órganos sus energías y su conexión. Es una práctica simple que se puede realizar durante todo el ciclo y también en menopausia.

En el libro y en los cursos de profundización de Nuestro Útero encontrarás otras prácticas con igual o similar objetivo, pero más dinámicas, enfocadas en movimiento consciente y respiración. En el curso “Camino inicial al útero-corazón” encontrarás una meditación con un símbolo específico de activación, junto con prácticas corporales complementarias para activar la sensitividad y la expresividad energética-corporal.


Participa en el taller gratuito “Conexión útero-corazón” el sábado 20 de febrero a las 10 hs. de Argentina.
Conversaremos sobre este tema, brindaré las pautas básicas de la meditación de activación y la realizaremos juntas.

Online por Zoom, abierto a todas las mujeres.
GRABACIÓN DISPONIBLE AQUÍ


Ten en cuenta que crear consciencia a través de los pensamientos requiere mucha energía y trabajo con las resistencias. Por el contrario, crear consciencia desde la corporalidad es mas simple, concreto y la comprensión que se puede obtener es siempre superlativa a la mente cotidiana, cala más profundamente. Por ello, recomiendo que todo camino de despertar sea mente-cuerpo-energía.

Gracias por tu presencia e intención de reconectarte contigo desde la consciencia de tu útero. Por favor, comparte esta información con quien consideres relevante.

Categorías: conexiones

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *